Te prometo


Te prometo

Si decides que no quieres.

Si decides que no quieres tomar el riesgo de enamorarte de mi.

Si decides no escuchar a tus entrañas que te ruegan que corras por un beso mio y no te desprendas, no te culpo. Te comprendo.

Si mis inseguridades y desplantes de niño son más fuertes que lo surrealista que es cuando hacemos el amor y decides alejarte, no te culpo… Te comprendo.

Si te vas de mi por tus miedos y tus ansias de vivir y conocer y follar con otros mil antes de sentir lo que sabes que puedes llegar a sentir por mi, eso infinito, eso inmenso, no te culpo… Te comprendo.

A tu edad las cosas son distintas, mi niña. Comprendo que no comprendas cómo lucho cada día, que no comprendas que lo que hago por ti es luz y no conquista, comprendo que quieras tener absolutamente todo lo que demandes y que si no lo tienes te encapriches hasta el punto de mandar todo a la mierda.

De verdad comprendo tanto de tus ganas de vivir que te prometo que viviré más, que no pararé de soñar, que maduraré, que trataré de dejar mis vicios… y si rompo mi promesa, te anticipo un “lo siento”.

Prometo que en tu honor y en el de mis amores pasados, volveré a enamorarme.

¡Si, mi amor! Volveré a enamorarme sin prisas pero sin frenos.

Volveré a dejar que me lleve la corriente macabra de la vida del poeta y volveré a enamorarme.

Es probable que vuelva a sentirme inseguro, es probable que vuelva a cagarla y le llame borracho pero lo único que es seguro es que si decides marcharte… Volveré a enamorarme.

Volverá a llover romance y nuevo anhelo en mi lujuriosa cama y reverdecerán flores olor a sexo pulcro y bueno.

Si decides no avanzar conmigo, te prometo que saldré más y conoceré más gente, descubriré más, reiré aún más.

Te prometo que si no apuestas por nosotros, sufriré lo justo… nada más y nada menos.

Te prometo que llegará otro gran amor. Tal vez el día siguiente o a dos días de mi muerte, pero llegará una mujer que apueste por este loco de remate y ponga todo así como yo apuesto por ti.

Es duro, sé que es difícil ver cuando alguien como yo te asegura absolutamente nada con excepción de que quiere intentarlo hasta el cansancio, es como tomar un viaje todo pagado sin conocer el destino… Por eso, precisamente por eso te comprendo.

Aunque si en cambio, decides quedarte. También tengo un par de promesas que hacerte.

Te prometo que voy a luchar por que seas feliz, porque  no me viene bien que te sientas mal y a su vez lucharé por ser feliz porque no me sienta bien sentirme mal.

Te prometo que el día en que dudes, te voy a echar, porque una vez comenzando la carrera no puedes dudar si quieres terminarla, tarde o temprano, sea cual sea la meta tienes que llegar con determinación.

Te prometo que no aceptaré medias tintas, porque no me viene bien la falta de locura.

Te prometo que así mismo no aceptaré no entregarme todo, porque ya estoy muy viejo para andar a medias, porque soy muy espontáneo para andar con la etiquetas de “relaciones serias”.

Te prometo, que si te vas, voy a estar de maravilla.

Y te prometo también que quiero desde lo más profundo de mi alma quiero que te quedes, pero no voy a detenerte ni un centímetro.

Me encantaría intercambiar sonrisas contigo por algún tiempo… No hay prisa, tu siéntelo.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *